jueves, 31 de mayo de 2012

¿Capital Europea del Baloncesto?


Si un día la FIBA tuviera a bien establecer la capital europea del baloncesto varias ciudades podrían quedar postuladas a tal honor. En Croacia, las bellas Zagreb y Split. La moderna Tel Aviv en Israel con su Maccabi en la antigua Mano de Elías. Atenas donde  mal conviven Panathinaikos y Olimpiacos. La fría y enorme Moscú donde se decía que los espectadores acudían a ver los partidos como el que iba a la ópera. Las históricas Varesse con su Ignis o Mobilgirgi, la rica Milán, la universitaria Bolonia (la “grassa” o gorda como la denominan los italianos por lo bien que se come), gobernada tradicionalmente por  el Partido Comunista, Cantú o la coqueta Siena, en la bota de Italia. Badalona con su Penya, Madrid o Barcelona en la Península Ibérica. Todas ellas tienen en común tradición y títulos, con equipos que se han alzado con el cetro de campeón europeo, salvo la toscana Siena que ahora aglutina todos los trofeos del basket trasalpino.
En mi opinión, para visitar la meca del baloncesto europeo habría que viajar a Belgrado. Hace unos meses, ví por casualidad uno de los pases del entretenido programa “Españoles por el Mundo”, donde Jordi Sampietro, antiguo entrenador que había llegado allí cinco años antes, contaba que había creado una empresa Belgrado Basketball. Por esas mismas fechas, Fernando Martin, redactor de Gigantes, había profundizado en el tema con un magnífico reportaje. Jordi y su empresa lo abarcaban todo. Desde llevar a sus clientes a contemplar partidos de profesionales o de chavales, a presenciar o a participar en entrenamientos o en campus, o a dar la posibilidad a equipos de entrenar o jugar contra rivales locales. Hablaba con pasión de las canchas sagradas del Estrella Roja, Partizán o Zelenik y estimaba como incomparable el ambiente de la sala Pionir. Decía el gran José Ajero en una reciente retransmisión de partido de play offs de la NBA en Canal + que le gustaban los pabellones con “sabor a jamón serrano”, con aire de escuela añeja y olor a gimnasio de boxeo. Seguro que Jordi en su tour te muestra alguno que te transporta a otro tiempo. Basket  en vena, por los cuatro costados. Históricamente la capital serbia reclamaría para sí el supuesto galardón.
Si el honor se estableciera cada año no me cabe duda de dónde iría a parar el premio en éste, a Vitoria-Gasteiz.




La capital alavesa no te enamora a primera vista como San Sebastián y su Concha. No tiene mar. En invierno hace un frío del demonio, los de Bilbao, muy socarrones ellos la dicen Siberia Gasteiz. No te fascina con sus monumentos como Santiago.
No hagan caso. Te seduce poquito a poco. Te saca a pasear por los alrededores del Palacio de Ajuria Enea, franqueado por un montón de villas ajardinadas. Te trae de vuelta por la ciudad universitaria, sin prisa para hacer hambre y entrar a tapear, a tomar pintxos en verdaderos paraísos gastronómicos. Te sienta a su mesa en el Sagartoki, por ejemplo. Su tortilla de bacalao te eleva unos palmos del suelo. Para bajar la comida nos presenta a su Virgen Blanca en la Plaza que acoge a vitorianos y visitantes en sus fiestas de agosto. Nos invita a penetrar en su Almendra Medieval de la ciudad. Nos ruega silencio, entramos en la Catedral de Santa María protegidos por un casco de obra. Bajo el programa “Abierto por obras” nos incorporamos  a una visita guiada para recorrer las obras de rehabilitación integral del templo, su proceso a lo largo de los siglos y la historia de la ciudad. Es tan mágico que Ken Follet eligió el lugar para presentar “Un Mundo sin Fin”. El escritor galés fue invitado a la ciudad en 2002 para dar una conferencia y quedó tan cautivado que ha colaborado estrechamente durante los últimos cinco años con la Fundación de la Catedral, que a su vez le ha suministrado abundante documentación para su libro. Sus palabras no dejan lugar a dudas “Las restauraciones de las catedrales de Europa deberían seguir el ejemplo de Santa María en Vitoria. En ningún lugar del mundo se puede ver algo así. Ojalá hubiera conocido esta restauración a la hora de escribir Los Pilares de la Tierra”. Para acabar de saciar nuestra curiosidad la ciudad nos abre la puerta del Palacio renacentista de Bendaña que acoge el Museo Fournier de Naipes, cuyo precursor fue a principios del XX Félix Alfaro Fournier, nieto del célebre Heraclio. Su colección alberga más de 20.000 barajas, procedentes de los más variopintos lugares y abarca multitud de temas diferentes, música, arte, mitología, historia, erotismo, tauromaquia… Como mínimo sorprendente. En otoño o en primavera los amantes del buen vino se dejan caer por la cercana Rioja Alavesa para degustar los caldos y con el calorcito, para el verano, Vitoria nos reclama a su Festival de Jazz.
La capital alavesa y los que la habitan se sienten identificados y orgullosos de su equipo de baloncesto, el Baskonia, que durante las últimas dos décadas es la alternativa más seria al binomio Madrid y Barcelona.  Por todos los rincones se respira baloncesto y su afición es probablemente la más multitudinaria y fiel de todas las que componen la Liga. Familias enteras, parejas, grupos de amigos se desplazan en masa en cada Copa del Rey y es raro que tras quedar eliminados no se queden esperando entre cánticos a que salga a saludar su equipo. Doy fe.
Este año Vitoria ha sido declarada “European Green Capital 2012”como ciudad de la Unión Europea más comprometida con el medio ambiente. Su eslogan lo deja claro “Vitoria Gasteiz donde el verde es capital”. Si incluimos el Anillo Verde, se calcula que a cada vitoriano le tocan 42 metros cuadrados de espacios verdes y que hay plantados más de 130.000 árboles de 150 especies diferentes. Para conmemorar el evento su equipo de baloncesto ha decidido vestir de verde en dos ocasiones, precisamente contra el Madrid y el Barsa.
Baskonia es la primera Sociedad Anónima Deportiva (SAD) de la historia del baloncesto español y su estructura es la más profesional del mismo con más de cuarenta personas trabajando en sus oficinas.
El club lo dirige sabiamente y con mano firme Josean Querejeta. Es el único presidente profesional de la ACB y todo en el club pasa por él. Es un habilísimo negociador. De libro, compra barato y vende caro. Casos como el de Prigioni y Vidal al Madrid y el último de Marcelinho Huertas al Barcelona por una cifra escandalosa así lo atestiguan.
Desde hace años su Director Deportivo es un tipo muy listo, Alfredo Salázar, y como supervisor de las categorías inferiores está Juan Pedro Cazorla, hermano de Carlos Cazorla, y antiguo jugador (base muy alto para su época) al que las lesiones lastraron una prometedora carrera.
La filosofía de cantera del club va más orientada hacia jugadores que a equipos. Para encontrar un éxito colectivo en categorías inferiores hay que remontarse a los Campeonatos de España Junior de la temporada 90-91 ante el Madrid, con David Sala, Nicola y Guiñazu como principales baluartes, y a la 94-95 ante el Caja San Fernando con Carlos Cazorla y Garbajosa. Ya ha llovido.
En cambio, desde hace lustros han traído a chavales especialmente de Latinoamérica en edad cadete, firmándoles un contrato por 8 años. Así llegaron y triunfaron Nicola, Scola y Splitter.  Lo común es que tras un par de años en el club, con un trabajo personalizado en técnica individual excelente dirigido las más de las veces por Iñaki Iriarte, salgan cedidos tras su segundo año junior a algún equipo de LEB o LEB 2, para que progresen. Así Manresa acogió en su día a Nocioni, Gijón a Scola, Alicante a Calderón y Bilbao a Splitter. Se formaron y volvieron a Vitoria para triunfar e incluso saltar al otro lado del charco. No todos llegaron tan alto. Por el camino se quedaron promesas como los argentinos Diego Guaita, Miguel Ángel Pichardo y Matías Nocedal, que se volvió hacia Boca Juniors.
De los actuales chicos, dentro de unos años pueden sonar el sengalés Illimani Diop, de brazos larguísimos, campeón y pareja interior de Willy Hernángomez en Manheim y al que hace dos años no quiso el Madrid, su hermano Mamadu y un letón interesante, Rinalds Malmanis. Este año se han curtido en la EBA. Veremos dónde llegan.
Con el cuerpo médico colabora asiduamente el traumatólogo especializado en cirugía ortopédica Mikel Sánchez, referencia mundial junto a los doctores Villamor en Madrid y Cugat en Barcelona, en el revolucionario tratamiento de “Plasma rico en factores de crecimiento”. En la técnica se utiliza sangre del propio paciente para obtener plasma , rico en factores de crecimiento o proteínas que estimulan las células, para infiltrarlo en la zona dañada, reduciendo la inflamación y acelerando la recuperación y la cicatrización, pues al cabo de siete días hay un número de células cuatro veces superior al que habría en un proceso normal.
Por su Clínica USP La Esperanza de Vitoria han pasado ciclistas, futbolistas, pelotaris, tenistas, baloncestistas e incluso el Rey Juan Carlos y su hombro. El caso más reconocido fue el de la milagrosa recuperación de las maltrechas rodillas de Rafa Nadal. Se realizan unas 800 operaciones al año y como curiosidad en la sala de espera hay colocada una urna repleta de tornillos de titanio, férulas y pernos extraídos a los pacientes en el quirófano.
Saski-Baskonia S.A.D creó un área de negocios en el Boulevard de Vitoria-Gasteiz y dispone de una modernísima Ciudad Deportiva, pero la joya de la corona es el recién remozado Buesa Arena, ampliado a 15.504 espectadores y presentado oficialmente el 9 de abril de 2012 ante el Real Madrid con las entradas agotadas quince días antes. El partido se dio a 47 países por televisión, coincidió con la vuelta de Nocioni tras su paso de 8 años por la NBA y supuso un nuevo record de asistencia a un partido de ACB. El arquitecto José Luis Catón eliminó la antigua bóveda abombada que cubría el antiguo Mercado de Ganado y diseñó una estructura de 120 metros de diámetro suspendida en 12 torres mediante tensores de acero. Se trata además de un edificio sostenible con la cubierta dedicada a la captación fotovoltaica. En el interior un videomarcador central gigante de ocho caras hace las delicias del personal. Dispone también de 4 salas VIP y la intención de todos es convertirlo en un pabellón multiusos que acoja espectáculos de todo tipo, entre ellos la Final a 4 de la Euroliga para la que el club y la ciudad ya se están postulando. El mensaje impreso en las camisetas rojas de los aficionados que asistieron a la puesta de largo no podía ser más explícito: “Esto es sólo el principio”.


Resultado de imagen de imagenes buesa arena
En los últimos años la sala de trofeos del Baskonia ha ido creciendo exponencialmente. 3 Ligas (la última, épica hace dos años con un 3-0 ante el todopoderoso e imbatible Barsa que venía de ganar la Euroliga), 6 Copas del Rey, 4 Supercopas y 1 Eurocopa engalanan sus vitrinas.
Hasta hace nada era la referencia absoluta del baloncesto vasco. Ahora comparte protagonismo con dos proyectos sólidos en San Sebastián y Bilbao.
No voy a nombrar jugadores o entrenadores de primer nivel que han pasado por Baskonia por que la lista sería interminable, más en un club acostumbrado a moverse con gran diligencia en el mercado. Baste decir que Vitoria ha disfrutado en estos últimos años de algunos de los mejores del continente europeo. Sus jugadores son héroes en la ciudad y Dusko Ivanovic su particular Dios.
Es mi pequeño homenaje a un club y a una ciudad a la que estoy deseando volver para ver el nuevo pabellón, disfrutar de buen basket y de unos buenos pintxos y unas cañitas en El Dólar a los que invitaré a mis amigos Iñaki y Luisito, sin cuya ayuda hubiera sido imposible este escrito. ¡Una Copa del Rey ya!

14 comentarios:

  1. Maravilloso artículo!! Gracias por escribirlo.

    ResponderEliminar
  2. A ti por leerlo. Me alegro que te haya gustado. Estoy deseando volver a Vitoria y disfrutar de buen ambiente de baloncesto en su nuevo pabellon

    ResponderEliminar
  3. muy buen articulo,me has dejado sin palabras,esperamos mas como éste!

    1 vitoriano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado. Espero que también os guste el resto. Me apetecía mucho escribir algo de Vitoria, por la ciudad, su gente y el club

      Eliminar
  4. Muy bueno, gracias por este homenaje, lo comparto en face para que mis amigos lo disfruten

    ResponderEliminar
  5. Muchísimas gracias a ti. Siempre que he estado en Vitoria, he disfrutado mucho de la ciudad, de su gente y de su gran equipo. Su afición me parece una de las más sanas y fieles de toda la ACB. Tenía muchas ganas de escribir sobre ello.

    ResponderEliminar
  6. muy buen articulo,gracias por reconocer el trabajo de tantos años de josean y todo su equipo y hablar de mi ciudad, y de la aficion que para nosotros el baloncesto es casi una religion y ama este deporte como pocos

    ResponderEliminar
  7. Es una gozada ir allí y que el del kiosco, el del pan o el de bar te hable de basket. Da gusto pasear y picotear por la ciudad y tenéis un equipo y una afición ejemplar, independientemente de que los resultados sean unos años mejores y otros peores. El mérito es llevar tanto tiempo en la élite y eso lleva mucho trabajo detrás. No es casualidad. Gracias a ti. Espero que disfrutéis con el resto de los artículos que hay colgados.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tus palabras, ponen la piel de gallina. Se siente ese orgullo y carácter baskonista.
    Estás más que invitado a volver a Vitoria y seguir disfrutando de su encanto!!
    Saludos de una aficionada gasteiztarra!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me he sentido de maravilla allí. Por todo, la ciudad, su gente, el maravilloso ambiente de basket. Lo tenía todo para escribirlo y me apetecía mucho.

      Eliminar
  9. Muy bueno, una fantástica guía para el que venga de fuera y quiera conocernos mas.

    ResponderEliminar
  10. Es que es una ciudad con un encanto muy especial. Tiene todo lo que uno pueda querer para vivir bien y se vende sola sin necesidad de grandes monumentos ni artificios.

    ResponderEliminar
  11. Otro gran articulo y precioso homenaje a Vitoria y el Baskonia. Gracias y enhorabuena!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. Me alegro que te haya gustado. Este año volví a alucinar con el ambiente de la Copa y el pedazo de pabellón que ha quedado. De paso me puse a morao a pinchos.

      Eliminar